VIVIR EN
MUGARDOS

Lugares de interés

Miradores, lugares históricos y parajes naturales para disfrutar explorando.

En Mugardos y sus alrededores te esperan multitud de rincones llenos de encanto. Algunos te permitirán admirar panorámicas de enorme belleza, y otros te trasladarán a épocas pasadas. Los que señalamos a continuación, son sin duda alguna de visita obligada:

Castillo de la Palma.

Una imponente fortaleza militar junto al mar.

Es el monumento más importante de Mugardos y un símbolo del municipio. Con un estilo de fortificación militar, su construcción terminó en 1597. Está situado frente al castillo de San Felipe y próximo al desaparecido castillo de San Martín, junto a los cuales blindaba la estrecha entrada por mar a la ciudad de Ferrol. De hecho, se dice que por entonces se tendía una cadena entre castillos para defender la ciudad, cerrando así la entrada de los invasores por mar. También ha sido acondicionado como cárcel, reteniendo entre sus muros al teniente coronel Antonio Tejero tras el intento de golpe de estado en 1981. El edificio actual se levantó a finales del siglo XIX y aunque está a la espera de una próxima restauración y acondicionamiento interior, podrás admirar su magnitud desde el exterior.

Monasterio de Santa Catalina (Montefaro).

Un convento con cientos de años de historia.

A 4 km del centro de Mugardos encontrarás esta bella construcción de origen románico, de mediados del siglo XII, que también es parte de la historia de la villa. En el siglo XIV, pasó a ser mecenado por la familia de Andrade, que fundaron allí el Convento de la Orden Tercera de San Francisco en 1393, dotando a sus monjes del control de territorios como el de Mugardos, que no se pudo liberar de su sometimiento hasta el siglo XIX. Poco después, con la desamortización de Mendizábal, pasó a manos del ejército, siendo reformado y adaptado para usos militares.

Baterías de Punta Segaño.

Un lugar para revivir la defensa militar de la ría.

Estas imponentes fortificaciones militares se levantan a 30 m sobre el nivel del mar. Están situadas en la parte más alta del cabo Punta Segaño, desde donde podrás apreciar una preciosa vista que abarca desde las Islas Sisargas, pasando por Arteixo y A Coruña hasta Cabo Prioriño, en la parte norte de la ría de Ferrol.

Mirador y Batería de la Bailadora.

Una atalaya sobre la ría ferrolana.

En la cima de Montefaro descubrirás este recinto militar rehabilitado y convertido en el mirador más alto sobre la ría de Ferrol. Funciona como centro de servicios vinculado a actividades deportivas como la bicicleta de montaña, el senderismo y la hípica. Por el camino encontrarás diversos paneles que informan sobre los diferentes puntos en los que se divide la batería y te ayudarán a explorar la zona y revivir una época en la que el lugar era un enclave estratégico en la defensa de la ría. Todo ello disfrutando además de las espectaculares vistas que desde allí se pueden contemplar.

Acantilados de La Palma y Punta Segaño.

Una costa agreste para disfrutar de cerca.

Bordeando el margen sur de la ría de Ferrol encontrarás estos escarpados acantilados, un claro ejemplo del litoral típico del Golfo Ártabro caracterizado por pendientes muy fuertes que salvan un gran desnivel. Bajo estas pendientes descubrirás pequeñas calas escondidas, de gran belleza pero difícil acceso, puesto que a algunas únicamente se puede llegar en embarcación. Paseando disfrutarás de un paisaje de gran naturalidad, que conserva prácticamente vírgenes sus valores ambientales.

Ensenada de A Barca.

El encanto de las tranquilas aguas de la ría.

A través de diversos caminos de gran belleza natural podrás llegar a esta entrada de mar, cerca del puerto de O Seixo, donde se extrae la mejor almeja de la ría de Ferrol. Es frecuente ver a mujeres mariscando por esta zona, una escena típica de la vida marinera.

Baliza del Castillo de La Palma.

Un faro por descubrir.

Este pequeño faro rehabilitado es uno de los lugares más atractivos de la zona. Está ubicado a unos 100 metros al noroeste del Castillo de La Palma, y su ubicación responde a la peligrosidad para la navegación de los fondos marinos de esta zona. En el entorno del faro, muy cerca del agua pero rodeados de vegetación, podrás disfrutar de una hermosa panorámica desde la orilla del mar, y ver pasar muy próximos los barcos que entran y salen de la ría.

Pazo das Condesas.

Una casa señorial emblemática en la villa.

En plena ensenada de O Baño, encontrarás esta antigua residencia señorial que desde el año 1803 se alza a pocos metros del mar. Aunque fue objeto de una restauración en 1976, apenas ha sufrido cambios en su fachada original, marcada por sus grandes balcones y sus “canzorros” decorados con volutas.