VIVIR EN
MUGARDOS

Rutas de senderismo

Una península, mil senderos por recorrer.

Si amas la naturaleza, en Mugardos encontrarás el punto de partida ideal para lanzarte a recorrer encantadores caminos. Y es que podrás disfrutar del mar y el monte a partes iguales explorando las sendas que conducen a Montefaro, Punta Segaño o Chanteiro. Te proponemos algunas rutas que sin duda harán que te enamores un poco más de esta tierra.

Ruta por Punta Segaño, Chanteiro y Punta Coitelada. El encanto de la costa.

La escarpada costa de la entrada de la ría y los rastros de la histórica actividad militar de la zona son los principales protagonistas de una ruta hecha para disfrutar del mar y el monte a partes iguales. ¡Adéntrate en sus senderos!

Saliendo desde O Baño, tendrás que continuar la carretera que bordea la costa y pronto encontrarás un desvío a mano derecha para llegar a la primera parada: Punta A Redonda. Bajando a su antiguo embarcadero podrás disfrutar de una agradable vista de Mugardos, la playa de Bestarruza y O Baño.

De vuelta al camino principal, el siguiente desvío, a escasos metros del que conducía al embarcadero, te llevará a otro punto de interés: la Baliza del Castillo de La Palma. El entorno idílico de este pequeño faro rehabilitado bien vale una parada en la que disfrutar de sus vistas a pie de costa.

Retomando el camino, llegarás al Castillo de La Palma, una fortificación histórica construida en el S. XVI que domina la ría junto a su vecino de San Felipe, en la otra orilla.

Pasado el castillo, la carretera se vuelve más angosta, hasta convertirse en un sendero de tierra que discurre paralelo a la ría, y te conducirá a la entrada de la misma, lugar de la siguiente parada. En ese tramo podrás disfrutar de la costa de la ría y de sus acantilados, que esconden pequeñas calas en su parte más baja.

Llegando a la entrada de la ría te encontrarás con las baterías de Punta Segaño, dignas de un buen alto en el camino para explorar a fondo las diversas construcciones que la componen y que aun siguen en pie.

Tras esta pausa en la ruta, deberás continuar la marcha bordeando la costa. Pronto te encontrarás con la tranquila playa de Chanteiro, cuyas aguas son un pequeño refugio entre los escarpados acantilados que la rodean. Atravesando la aldea de Chanteiro llegarás a la siguiente parada: Punta Coitelada. Desde aquí podrás disfrutar de una amplia vista de la costa ártabra.

Volviendo hacia Chanteiro, encontrarás la Batería de Sudova, otro ejemplo de construcción militar de la zona.

La ruta de vuelta a Mugardos te llevará ahora por el interior, rodeando Montefaro y atravesando el lugar de Cervás, para llegar finalmente de nuevo a O Baño.

Ruta por Montefaro. Una atalaya sobre la ría.

Montefaro goza de una altura suficiente para convertirse en un mirador perfecto desde el que admirar la belleza de la ría ferrolana. Pero además guarda parte de la historia militar de la zona. ¡Atrévete a coronarlo!

Saliendo desde O Baño, tendrás que continuar la carretera que bordea la costa en dirección al monte. Antes de llegar al núcleo de A Redonda, encontrarás un desvío desde el que comenzará el ascenso.

Atravesando caminos franqueados por frondosos árboles, con tramos en los que podrás ya disfrutar de vistas despejadas de Mugardos y Ferrol, siempre en dirección hacia lo alto del monte, comenzarás a recrearte en la tranquilidad del bosque.

El recorrido hacia la cima te conducirá a la primera parada: el Monasterio de Santa Catalina, que bien merece una pausa en el camino para conocer sus estancias y patios interiores, que han sido hogar de monjes y militares en sus más de 800 años de historia.

Retomando la subida al monte, llegarás a la segunda parada en el camino: las baterías militares de La Bailadora. Lo primero que llama la atención en ellas son sus imponentes vistas, y es que allí te espera la panorámica perfecta sobre la ría ferrolana. Será un lugar perfecto para hacer un alto en el camino y perderse al más puro estilo explorador entre las ruinas del recinto militar.

Continuando la ruta, un pequeño sendero te conducirá a la siguiente parada. Dejando atrás los repetidores que coronan el monte, llegarás a otras baterías militares, las de Fuenteseca, en las que de nuevo podrás dejar volar tu imaginación perdiéndote entre sus muros.

Comenzará a continuación el inicio del descenso, retomando la carretera principal que baja del monte. Dejando atrás el Monasterio, el siguiente desvío a tomar te conducirá hacia los lugares de Louseira y Cervás, para finalmente regresar al punto de inicio: O Baño.